Fortaleciendo la cadena del Aftermarket Automotriz
Mecanizado flexible: la guerra contra la rigidezEn industrias como la aeronáutica y la automotriz, introducir sistemas de manufactura flexible incrementa las capacidades de producción y reduce costos.

Noticias - Público profesional Automotriz

Mecanizado flexible: la guerra contra la rigidez

En industrias como la aeronáutica y la automotriz, introducir sistemas de manufactura flexible incrementa las capacidades de producción y reduce costos.

Cuando se habla de manufactura flexible se hace referencia al trabajo metalmecánico, pero este concepto se ha extendido tanto que para que actualmente un proceso de producción pueda ser competitivo, debe ser flexible.

Más aún, como explica Carlos Flores, académico de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Rafael Landívar (URL) de Guatemala, hoy se dispone de celdas de manufactura, líneas de producción integradas y automatizadas capaces de permitir cambios rápidos de herramienta, y así poder satisfacer la demanda del cliente, de forma rápida y eficaz.

“Una producción flexible debe cumplir con sistemas, métodos, estrategias, equipamiento, que se adquieren con el fin de incrementar las capacidades de producción y, en consecuencia, reducir costos”, explica Hugo Romero Cruz, ingeniero de Proyectos de Hi-Tec CNC.

La aparición de nuevos sistemas de control, gracias a los avances de la informática, fue permitiendo una mejoría en la eficiencia de la producción, desde el diseño del producto, la maquinaria y herramienta, la planeación del proceso, disponibilidad de materiales, control de la producción, etcétera. El avance en el control numérico hizo una gran diferencia en la tecnología de los años 80 respecto de la actual.

En un inicio los centros de mecanizado fueron el resultado en la búsqueda de la flexibilidad de las máquinas, ya que integraron varias operaciones distintas sin tener que mover las piezas de trabajo de una máquina a otra; sin embargo, hoy hay centros de torneado, fresado multiejes, taladrado con cambio rápido y máquinas multitarea, por mencionar algunas.

Para Héctor Núñez, ingeniero de Soporte Técnico de Main Casa, una característica principal de los equipos de maquinado flexible es que cuentan con la interfaz de programación para un sistema robótico, ya sea de alimentación y recolección de partes y una estación de programación, donde los programas para las máquinas CNC y robot sean transmitidos desde un ordenador y/o servidor a través de una red alámbrica.

Hace años se utilizaban las líneas transfer, donde cada máquina hacía un maquinado diferente hasta terminar una pieza, de modo que con este tipo de máquinas se ganaba en volumen y velocidad, la desventaja era que los cambios o modificaciones a la pieza eran muy costosos o llevaban mucho tiempo o se necesitaba otra línea, ya que se trataba de estaciones fijas.

 

 

 

La industria automotriz en esa época –recuerda Salvador Icazbalceta Valle, gerente general de Heller Machine Tools de México– por mencionar un ejemplo, cambiaba sus plataformas cada cuatro o cinco años. En los tiempos actuales hay una diversidad de productos, hay necesidad de más tipos de piezas, entonces, llegaron las máquinas tipo un centro de mecanizado donde se puede realizar cualquier tipo de operación en una sola máquina, simplemente se cambian las herramientas.

Al final, de lo que se trata es de eliminar o al menos reducir todas aquellas acciones que no agregan valor, que alargan los procesos y generan un costo adicional innecesario, pues en el mecanizado, según detalla Roberto Hernández, experto en Manufactura Esbelta y fundador del Instituto Lean en México, solo el 5% del tiempo es el que agrega valor, el resto son operaciones innecesarias.

Shigeo Shingo dice, y tal vez en las máquinas CNC baja un poco, pero dice que del 100% de tiempo que se requiere para cambiar de una pieza a otra, solamente el 5% es el que aplica para realmente hacer la operación de corte, o sea, el quitar la pieza hecha y poner la nueva que es realmente lo que agrega valor es el 5%, todo lo demás son operaciones periféricas que regularmente en las empresas se hacen a máquina parada y lo que él propone es que la máquina nunca se debe de parar”, comenta el especialista.

Po su parte, Romero Cruz, de Hi-Tec CNC, detalla que siempre que exista una optimización, una mejora en eficiencia y que se obtenga un ahorro en costos, será una operación flexible, lo cual tiene relación con la filosofía del Sistema de Producción Toyota (SPT), manufactura lean, mejora continua, etcétera.

La manufactura flexible, a decir de Carlos Flores, nace de la necesidad continua de mejora que se establece en empresas japonesas como Toyota, donde logra imponerse este concepto, no solo como un modelo de producción sino una forma de excelencia de fabricación.

Se puede decir –complementa el académico de la URL– que se fundamenta en algunos pilares básicos como la eliminación de desperdicios, mejora continua y participación consciente del trabajador en la operación, mejoramiento de la calidad, reducción de costos e inventario y mejor manejo de productos.

 

Fuente: metalmecanica.com